POR UNA ANTIOQUIA HUMANA-DIGNA E INCLUYENTE JOSE LUIS JARAMILLO GALEANO CANDIDATO GOBERNACION DE ANTIOQUIA

 
Enlaces | POR UNA ANTIOQUIA HUMANA-DIGNA E INCLUYENTE JOSE LUIS JARAMILLO GALEANO CANDIDATO GOBERNACION DE ANTIOQUIA | Album de fotos | Aficiones
 
POR UNA ANTIOQUIA HUMANA-DIGNA E INCLUYENTE JOSE LUIS JARAMILLO GALEANO CANDIDATO GOBERNACION DE ANTIOQUIA
 
 
Hoja de vida:
• Fecha de nacimiento: Diciembre 31 de 1968.
• Hijo. De Luis Arturo Jaramillo (Trabajador Oficial pensionado del Departamento) Rosa Elena Galeano (Ama de Casa).
• Fecha de Ingreso al departamento: El 13 de Diciembre 1989.
• Cargos desempeñados: Cadenero segundo, Cotero, Soldador de segunda, Soldador de primera(formación SENA) en la secretaría de obras publicas después infraestructura física. Actualmente después del reintegro me desempeño como obrero de la secretaria general.
Estudios:
Primaria: Escuela Francisco de Miranda.
Secundaria: Colegio de la Universidad de Antioquia y el CESDE.
Universidad: Sociólogo de la Universidad Autónoma Latinoamericana.
Diplomados en: Formación institucional, didáctica e investigación con la universidad ESUMER y PINAR del RIO (CUBA).
Diplomado en docencia universitaria (UNAULA).
Especialista en: Cultura Política y Pedagogía de los Derechos Humanos.
: Formación Institucional En la Universidad PINAR Del RIO (CUBA)
Aspirante a Magister: Intervenciones Psicosociales Universidad Luis Amigo.
Publicaciones: Articulo en la Revista de derechos Humanos de la Universidad Nacional de Costa rica “El investigador Militante. Homenaje al fallecido sociólogo Orlando Fals Borda”. Libro “ programa de formación en inclusión social para servidores públicos inmersos en el proceso de promoción del desarrollo económico" Investigación para servidores de la gobernación de Antioquia”.
Actividad social:
• Cargos en Sintra departamento Antioquia, Me desempeñe como vocal en los 90, luego como secretario de educación, después secretario general y en tres periodos como presidente, actualmente me desempeño como vocaldel sindicato de industria Sintraentenddiccol Nacional.
• Promotor y fundador de varias organizaciones sindicales, estudiantiles, barriales y campesinas.
JOSE LUIS JARAMILLO GALEANO CANDIDATO


GOBERNACIÓN DE ANTIOQUIA


2016------2020
LOS DIEZ MANDAMIENTOS DEL FUTURO DE LO HUMANO
“Necesitamos seguir yendo al espacio, y tenemos que hacerlo por la humanidad. No sobreviviremos otros 1000 años sin abandonar nuestro frágil planeta.”
Stephen Hawking.
La especie humana despertó su conciencia en medio del mito y el rito que caracterizo su nacimiento. Pero este despertar de la conciencia y la razón nos elevo a la categoría de dioses, al dominar las leyes de la naturaleza, la ciencia y la tecnología.
“Pero un gran poder exige una gran responsabilidad” refrán dicho por el abuelo del hombre araña. Este refrán da cuenta del poder que el ser humano a alcanzado, pero todo y eso su vulnerabilidad a los accidentes, catástrofes o epidemias, dan cuenta que ni nuestro escenario viviente que es la tierra, ni nuestra característica biológica, son prendas de garantía para perpetuar nuestra existencia.
Para muchos de nuestra especie nos basta y nos sobra, saber esto para orientar toda nuestra moral y ética a respetar la diversidad, la pluralidad, la independencia y la dignidad de cada ser que comparte un espacio en este hermoso planeta azul.
Mirar el futuro de la humanidad con esperanza y perspectiva es nuestra responsabilidad social como habitantes de esta época y tiempo histórico. Tenemos todo la responsabilidad y la obligación de dejar este espacio en la medida de lo posible igual o mejor de cómo lo recibimos, conocemos los pros y los contras del daño que hemos producido al ecosistema, el mismo que muchas veces no lo recuerda.
Propender por humanizar lo humano, es pensarnos vulnerables y reconocer que solo juntos salimos adelante, la cooperación que dio nacimiento a todo lo conocido como civilización humana es el pilar del futuro. Debemos todos los humanos debemos cooperar como la historia de todo la humanidad a cooperado.
Todo lo construido es la síntesis de generaciones y generaciones de humanos que han trabajado cooperadamente. Las genialidades de los grandes hombres no son más que la esencia de cientos de intentos de muchas generaciones por mejorar nuestras calidades de vida.

Por eso propendemos por los diez mandamientos de responsabilidad con el futuro de lo humano:
1. Responsabilidad con el futuro humano es reconocer nuestra vulnerabilidad como planeta y como especie.
2. Responsabilidad con el futuro humano es respetar la diferencia a todos sus niveles y estándares.
3. Responsabilidad con el futuro de lo humano es reconocer la diversidad, la pluralidad, la multiculturalidad y la biodiversidad de nuestro mundo conocido.
4. Responsabilidad con el futuro de lo humano es la responsabilidad de todos los científicos de las ciencias exactas, sociales y humanas de propender por que el resultado de sus investigaciones de cuenta de un alto nivel de humildad, entrega y ética profesional, en busca de una cientificidad al servicio de la vida en el planta.
5. Responsabilidad con el futuro de lo humano es trabajar cooperadamente con tu especie para generar las transformación que sean necesaria en lo político, económico, social y espiritual.
6. Responsabilidad con el futuro de lo humano es transustanciación del DIH global Y los DDHH de forma local en una nueva cosmovisión del ordenamiento humano, al convertir los derechos humanos en nuestro regulador y orden social. Esto es que la familia, la escuela, la fabrica y el estado en vez de la democracia imperfecta propendemos por los DDHH potencializados al 100%. Donde la participación de la sociedad civil sea masiva en el futuro de sus intereses y determinaciones.
7. Responsabilidad con el futuro de lo humano es colocar al centro de nuestra actividad como humanos la defensa del otro, de sus necesidades y angustias, de propender por hacer todo lo posible para que pueda potencializar todas sus capacidades en beneficio propio y colectivo.
8. Responsabilizarnos del futuro de lo humano es coger todo el bagaje de construcción filosófica, política y religiosa y elevarlo a categoría de comprensión universal, ya que los únicos despertares de la conciencia humano, están en estas obras y sus creadores desean ser escuchados hoy en el siglo del capitalismo de ficción (neoliberalismo globalizado).
9. Responsabilidad del futuro de lo humano es preocuparnos por los ecosistemas, medios ambientes y biosistemas que componen nuestro planeta para buscar las claves de la expansión universal.
10. Responsabilidad del futuro de lo humano es superar los sistemas económicos anquilosados y orientarlos a los sistemas holísticos, diversos y autogestionarios pensados en la colectividad.
Responsabilizarnos de nuestro pasado, presente y futuro de forma racional pero priorizando la razón colectiva en bien colectivo. Es la forma individual de comprometernos estar invitado a dar el paso.

José Luis Jaramillo Galeano.
Sociólogo
Esp: cultura política, DDHH y formación institucional.
Magister en intervenciones Psicosociales
Abril 24 de 2013





Acabas de entrar en la página principal de mi web. Aquí podrás encontrar diversas secciones interesantes que espero mejorar e incrementar con el tiempo..
Acabas de entrar en la página principal de mi web. Aquí podrás encontrar diversas secciones interesantes que espero mejorar e incrementar con el tiempo..
 
Imagen
imagen
Entra en mi página
gobernacion
Introduce aquí la descripción del enlace.
La política: nervio y esencia del actuar político y científico


Alguna pequeña reserva de libertad tiene el hombre en las peores circunstancias, bajo la dictadura más atroz o bajo la tortura. Un tirano puede, en esas condiciones, obligarnos a decir o hacer cualquier cosa: arrodillarnos, llorar. Pero hay dos cosas a las que nadie puede obligarnos: A pensar y amar.

Estanislao Zuleta1.

En esta pequeña pesquisa bibliográfica, queremos contextualizar el concepto de la política2, lo político3 y su ciencia, 4 esto será base de la definición que se aplicara en nuestros escenarios societarios, es el deber ser del intelectual el insertarnos con estas contextualizaciones en todas las aristas de nuestro que hacer profesional, No se pide del académico, mas que el esclarecimiento de los escenarios políticos, buscando consensos y disensos, con miras a pactos y acuerdos de cambio y transformación social: Este deber ser es parte de la ética que debemos promover en el mundo de las ideas y la materialidad de las mismas, no implica esto que la voluntad de cambio y de responsabilidad social profesional con nuestro medio que nos dio y nos sigue dando mas y mejores oportunidades, como seres politizados, buscamos engrandecer nuestra especie en un mejor estar y proyectándolo hacia un infinito cosmos que nos espera.


El siglo XXI arrastra los lastres dejados por los siglos anteriores, en totalitarismos, dogmatismos, los macro y micro relatos, las verdades eternas y en mohecidas, las cuales acabaron por desencantan al ciudadano y todas las esferas en las cuales se inter-relaciona con los demás seres humanos, este desencanto llego a lo político, “política y poder forman un binomio inescindible. El poder es la materia o la substancia fundamental del universo de antes que

llamamos “política” “5Esta la Política es la responsable en su deber ser de mejorar la calidad de vida de los ciudadanos “La política, por lo tanto, es la forma practica de llevar lo político a la vida real, a una situación concreta” ( Ortiz p 65), “ …, cuando la política sea entendida, no como la actividad dirigida al interés propio, sino al bien común; no solamente al vivir, sino como decía Aristóteles, al vivir bien6.” Desde esta perspectiva de lo político la ciencia se orienta, planea y realiza las acciones obras materiales; la política es realidad y transformación. Es la materialización del ideario de cientos de años del homo en el planeta.


La era de la información dio paso a la era del conocimiento, la biblioteca humana que es hoy el Internet, ha interconectado todas las culturas colocando, en crisis conceptos como el estado nación, las dictaduras, las cuales se abren paso en medio de las enconadas resistencias de sus defensores, la posibilidad de interactuar con cualquier ciudadano de nuestra especie en cualquier parte del globo, sin salir del estado de confort que nos permite nuestro hogar. Esta nueva dimensión humana necesita que se oriente desde el pensamiento de lo político y se investigue desde la ciencia política, las perspectivas de sujetualizacion que exige un ciudadano mundo”.


La política debe seguir su rumbo de progreso, invitando a los ciudadanos a participar más activa y pro-acticamente, en pro del mejor estar de nuestra comunidad humanal. Por ello lo político, la política y su ciencia, hacen un ingreso en escenario global con nuevas invitaciones a profundizar nuestras democracias, ha ampliarla a todos nuestros escenarios societarios como la familia, la escuela, la fabrica y el estado buscando que la participación sea consciente, pluralista, incluyente y ante todo, amplia, a los actores, clases y movimientos sociales.
Contexto sociopolítico de la justicia comunitaria en Medellín.

Empezaremos en primer término por definir algunos elementos de la globalización Neoliberal, para luego desarrollar sus temas de interés en relación con el Estado y la justicia formal, en particular, buscando cuales temas son prioritarios de su agenda, para colocar a los países de la periferia incluido por supuesto Colombia, en la dinámica global.

Pasaremos luego a observar cuales cambios han sido introducidos en la justicia y que instituciones se han creado. Para esto tomaremos varios puntos de vista extraídos de nuestra investigación bibliografía, buscando encontrar los puntos más relevantes y que correspondan al motivo de nuestra investigación.

Además analizaremos los planes de Gobierno local desde los 90 a la fecha. Y las normas legales que han dado forma a la aplicación de la justicia comunitaria en el ciudad.

Por último analizaremos la relación intrínseca entre la justicia formal y la justicia comunitaria, sus aportes, sus contradicciones y el acercamiento a una propuesta viable desde las perspectivas que los autores investigados han arrojado en relación con el tema que nos ocupa.




Las reformas judiciales en el marco del neoliberalismo global.

Entender la normatividad que crea la justicia comunitaria en la ciudad de Medellín. Nos lleva hacer una reflexión corta, pero obligada en relación a contextualizar estas reformas con una intencionalidad del modelo económico actual y las perspectivas de globalización que hoy nos están exigiendo la banca internacional.

La globalización neoliberal y las transformaciones de la justicia en Colombia:

La base de la sociedad actual es la economía, está determinada tanto su estructura como su superestructura, generando que toda su dinámica interna se mueva por los rieles del capital y su economía de mercado actual.

El modelo económico neoliberal, viene como modelo en contra del “Estado de Bienestar“, que lo antecedía, este modelo des-regula todas las formas democráticas de los países. Desvirtuando sus necesidades, dinámicas e intereses internos y globalizando las instituciones que solo beneficien al capital y fundamentalmente su economía de mercado. “…La filosofía liberal individualista, la economía neoliberal y el neoinstitucionalismo convergen para orientar la reforma judicial en América Latina” . Debemos tener en cuenta que todas las reformas si bien deben analizarse de forma holistica, también es igualmente cierto que debemos analizar la causas internas que llevan a esas reformas, máxime que de ellas depende la pertinencia de las mismas, su aceptación social, su legalidad y legitimidad que exige nuestro Estado Social de Derecho.

También es cierto que muchas de estas reformas fueron orientadas en por los intereses del mercado; los autores relacionan varias visiones al respecto: la primera tienen que ver con el desmonte del constitucionalismo social, siendo este una crítica al Estado Benefactor. La segunda tiene que ver con tener una administración de justicia para el mercado; para finalmente entender que los enfoques neoliberales consideran que el mercado es un sistema óptimo de regulación social ya que todas sus transacciones son voluntarias.

Este modelo se impuso de forma relativamente fácil, al no encontrar resistencia por parte de los países de América latina, los cuales con altas deudas externas que prácticamente doblegaron las rodillas de los gobiernos mas democráticos o autoritarios de América Latina.

En el aspecto político intervienen en el debilitamiento del Estado-Nación, favoreciendo la economía de mercado, para estas transformaciones políticas, económicas y culturales. Que requiere para su desarrollo y consolidación en el territorio .
La conclusión de los autores da cuenta del profundo impacto que estas políticas han producido en la reforma de la justicia colombiana “. En América Latina en general, y en Colombia en particular, los programas de reforma judicial han privilegiado –desde el punto de vista de las cuantías invertidas y de la atención prestada— los elementos del Estado de derecho que son centrales a la agenda neoliberal –esto es, la protección de los derechos de propiedad y el orden público— en detrimento de los elementos, igualmente centrales a la idea del Estado de derecho, relativos a la garantía de las libertades individuales y la inclusión de las clases y grupos sociales marginados…” .

Para el objeto de nuestra investigación podríamos concluir que las reformas a nuestro aparato de justicia tienen profundas incidencias por parte de los mandatos de la globalización neoliberal, esto afecta todo el entramado social, al punto que como lo veremos mas adelante, afecta las dinámicas propias de la justicia comunitaria, la cual no encuentra ni el reconocimiento total de la sociedad, el Estado y la empresa privada, mucho menos en el escenario internacional. Que le permita mostrarse como una alternativa de regulación más hacia lo social. pero que no choque con los objetivos y los fines de la justicia formal.




Estado débil para la regulación, conciliación e inclusión social de los intereses sociales con los del mercado.
La debilidad de nuestro Estado-Nación corresponde a la desregulación y la deslegitimación que a adquirido en lo social. Debido a la perdida de identidad, control, autonomía e independencia que debe imperar en un Estado Social de derecho. Esto lo referencian varios autores como una perdida de la “…desinstitucionalización del Estado lleva a su paulatina sustitución por parte de grupos o intereses privados poderosos en el arbitrio de relaciones políticas, económicas, culturales y sociales en la sociedad, relegándose la impedancia del “bien común” en favor de propósitos individualistas o grupales que no necesariamente reflejan el interés colectivo perdurable” .

Esta desinstitucionalizacion del Estado se puede ver en la perdida de convivencia ciudadana, fragmentación del tejido social, el imperio de la violencia, la cultura ilegal o mafiosa, el conflicto armado, el problema del narcotráfico, sumado esto a la impunidad, la inequidad y la eficiencia de la justicia.

Como podemos ver la falta del un Estado fuerte regulador y conciliador de los intereses sociales y del mercado. Es incapaz de poder responder a las presiones que se ejercen sobre el, ya sean estas de carácter internacional o por los grupos de interés nacional sean económicos, políticos o de grupos al margen de la ley.

Para el caso justicia comunitaria, podemos ver que su falta de mayor desarrollo y reconocimiento se debe a los elementos antes mencionados. Los cuales repercuten en un mayor dinamismo y consolidación en sus localidades y territorios, lo cual veremos al final.

Aplicaciones concretas de las reformas jurídicas implementadas en nuestro país.
.
Los cambios más importantes a la justicia son según los materiales trabajados son en el sistema penal, fue la introducción a nuestro sistema a partir de la constitución del 91. La creación de la “FISCALIA GENERAL DE LA NACION”, tomada del sistema norteamericano. La creación de los jueces de paz, programas de casas de justicia, el Concejo Nacional de la Judicatura, la corte constitucional y la introducción de la tutela. Todo esto en detrimento de una justicia que no ha sido modificada como el fuero militar, el cual sigue teniendo privilegios; así en el día de hoy se hayan juzgado varios militares con la justicia ordinaria. La justicia civil, la cual a centrado sus fines en la resolución de demandas mas de interés del aparato financiero. Y la justicia penal que se encarga de los delitos menores. Estas dos últimas son las mas invisibilizadas y las que mas impacto social tienen.

Esta reformas tienen una profunda financiación internacional , la cual prioriza sus temas de interés como son hoy el narcotráfico y el terrorismo internacional, ya que están en la agente del imperio, como amenazas de las democracias en el mundo, particularmente para el imperio.

Para nuestro análisis investigativo se debe tener claro que la justicia comunitaria como una forma de regulación de conflictos, nace también como una preocupación internacional, ya que ante mayor regulación social, mayor garantía del libre ejercicio del “dejar hacer dejar pasar”, en la circulación del mercado en estos países de la periferia, los cuales priorizan esas formas de justicia aplicado en países con altos niveles de “conflictividad interna”, tales como Bolivia, Costa rica, Honduras, México y Colombia.

El Estado de la justicia formal con relación a la justicia comunitaria.
Todo pareciera indicar que para el caso de la justicia comunitaria, se tuviera toda la aceptación de parte de los conocedores del tema, máxime que hace parte de la Constitución Política Colombiana y en especial a tenido profundas repercusiones en la descongestión de despachos: Por el contrario los analistas jurídicos plantean varias preocupaciones frente a la aplicación de la figura de justicia comunitaria. Ya que puede terminar en la privatización del aparato judicial y a una exclusión mayor para los sectores populares del acceso a la justicia formal, con esto se lesionaría profundamente el estado social de derecho, base de la democracia colombiana actual .

La lucha por darle un piso social a la justicia comunitaria, puede chocar, de no ser bien manejada con el objetivo general de la justicia formal, cual es mayor acceso a la Justicia con equidad e igualdad de condiciones para todos los ciudadanos .. Sobre este punto las formas de justicia comunitaria propias de nuestra realidad como las indígenas y las afloamericanas, permitieron que en las comunas también se aplicara estas formas de regulación, legitimadas por la constitución política del 91 y bajo la normatividad de la ley 640 de 2001: para el caso conciliación tuvo buena acogida por que es una Justicia mas cercana al ciudadano.

Para terminar podríamos decir en este punto que entre la justicia formal en crisis y la justicia comunitaria como una justicia más cercana al ciudadano, se ahondan sus contradicciones y separaciones y que desde la óptica de los juristas, analistas políticos y sociológicos no es muy alentador su futuro, corresponde a los promotores de la justicia comunitaria adentrarse en el estudio de la misma sus alcances, resultados, perspectivas e integración y aceptación por parte de la justicia formal.

Reglamentación de la justicia comunitaria.
Todo el ordenamiento jurídico de la justicia comunitaria se enfrenta frente a cinco ejes de desarrollo al interior de las comunidades los cuales son conciliados por los jueces de paz, conciliadores y mediadores en sus comunidades tales como, El conflicto urbano que para el caso de Medellín se ubica en los grupos de delincuencia común, paramilitares y guerrilla, conflictos por el espacio publico urbano, referente a los problemas de linderos y la planeación urbanística territorial; el ordenamiento territorial de la ciudad generando conflictos atenientes a la modernización global y el interés particular, el acceso a la vivienda en una ciudad cada vez mas perneada por el urbanismo impuesto por el desplazamiento forzoso, ya sea este de la ciudad o el campo y los conflictos interfamiliares maltrato a la mujer, hijos o violencia sexual.
Analizar algunas respuestas del DRP

Las normas que le dan vida a este tipo de regulación comunitaria son la Constitución Política del 91, en su artículo 246, el cual reglamenta la jurisdicción especial indígena.
El articulo 116 que crea la figura de conciliadores en equidad, desarrollada por la ley 23 de 1991 en su Art. 82 y 89.

De igual forma los Jueces de paz en la constitución política Art. 246, que la define como informal, desprofesionalizada, la realidad como base de las desiciones, la equidad, la construcción social, la credibilidad y la conciliación, esta norma legitima como legalmente validas, que los jueces de paz pueden conciliar, hacer comparecer a las partes e imponer una decisión, esta reglamentado de igual forma por la ley 497 de 1999.

En el caso de la ley 23 de 1991 manifiesta que las actas y acuerdos desarrollados por los conciliadores y los jueces de paz tiene los mismos efectos de una sentencia judicial. A la par que la ley 497 de 1999 permite que los jueces de paz hagan comparecer a las partes e imponer una decisión.
Ley 497 de febrero 10 de 1999 crea los conciliadores en equidad y los jueces de paz.
Sobre la reglamentación local de la justicia comunitaria.
La reglamentación de la constitución política en lo que tiene que ver con los jueces de paz, así que la aplicación de la ley 497 de 1999, en el contexto regional a tenido el siguiente procedimiento.

Vale resaltar que esta norma se aplica en el gobierno de Luis Pérez Gutiérrez:
Acuerdo # 27 de 2000, espedido por el consejo de Medellín, “Por el cual se convoca a las elecciones de los jueces de paz y reconciliación, y se fijan las circunstancias electorales para estos efectos (Art. 11 de la ley 497 de 1999). Entre su articulado tenemos Artículo 1: circunstancias electorales. Articuló 2: Inscripción y postulación de los candidatos. Articulo 3 Elecciones de jueces de paz y de reconciliación. Artículo 4: convocatoria a las elecciones. Sobre la financiación de los jueces de paz los establece el Artículo 20 de la ley 497.
Aparece una modificación a la ley 27 de 2000. Esta modificación establece “por medio de la cual se modifica el acuerdo 27 de 2000, sobre la elección de los jueces de paz y jueces de reconciliación Articulo 1: convoca a las elecciones. Articulo sexto: establece la elección para el 22 de marzo de 2002.

Resolución del 29 de mayo de 2002 “por medio de la cual se fija la fecha para la elección de los jueces de paz y los jueces de reconciliación en el municipio de Medellín” la primera elección se realizara el domingo 29 de septiembre de 2002.
Por ultimo esta el decreto # 591 de 2002 “Por medio de la cual se reglamenta los acuerdo 27 de 2000, relacionada con la convocatoria a la elección de los jueces de paz y reconciliación”. El artículo primero: se refiere al objeto de los jueces de paz, en relación a los conflictos que voluntariamente se someten a su conocimiento. El articulo segundo: Criterios de elección y su periodo será de 5 años, pudiendo ser reelegido indefinidamente. Artículo 3: Requisitos y cualidades de los Jueces de paz: entre los requisitos tenemos ser mayor de edad, ciudadanos en ejercicio, estar en plenos derechos civiles y políticos y estar residiendo en la zona o sector un año antes de la elección. Articulo cuarto: Remuneración (su trabajo será adonore y a cargo del concejo Nacional de la judicatura) y capacitación. El artículo nueve: se refiere al control disciplinario a cargo CNJ . Artículo doce: Se refiere al funcionamiento y a la logística. Articulo quince: Asuntos materia de conocimiento de los Jueces de paz y Reconciliación, en uno de sus parágrafos se refiere a que los fallos proferidos por los jueces de paz y reconciliación pueden ser motivo de reconciliación dentro de los 5 días hábiles después de proferido el fallo. Articulo once: se refiere a la colaboración armónica y apoyo policial.

El gobierno municipal y la inclusión de la justicia comunitaria en sus planes de gobierno.
Para dar cuenta de la falta de reconocimiento e implementacion de las políticas publicas en relación a la justicia comunitaria, veamos los planes de gobierno de Luís Alfredo Ramos Botero, Sergio Naranjo Pérez, Juan Gomes martines, Luís Pérez y Sergio Fajardo.

Plan de Gobierno de Sergio Naranjo Pérez 1995-1997 , desde su análisis para resolver el problema de la seguridad ciudadana es necesario implementar” las acción coercitiva y aumento de la capacidad represiva del delito”, para eso en su plan de desarrollo de la ciudad en su mandato en el punto de Seguridad y convivencia ciudadana plantea:
 Reducir las tasas de criminalidad.
 Mecanismos de participación ciudadana contemplados en la ley 62/ 94 (ley de policía).
 Reprimir el delito a corto plazo.
 Previsión del delito a mediano y largo plazo.
 Crear mecanismos legales para la convivencia pacifica.
 Propender por la reducción de los márgenes de impunidad.
 Propiciar la resolución pacifica de los conflictos.
 Acompañar procesos de reinserción (milicias).
 Promover la cultura de la convivencia y la tolerancia.
 Crear marco jurídico del “procurador comunitario” e implementar las cámaras de video en la ciudad y el teléfono único de emergencias 123.
 Se contempla la creación de promotores comunitarios gestores de paz, con jóvenes líderes comunitarios .

Plan de gobierno de Juan Gómez Martínez 1998-2000 , para su plan de seguridad de la ciudad toma como referente las cifras de impunidad que para la época eran del 97% y la falta de acceso a la justicia de un 8º%. Propone para contrarrestar estas cifras:
1. Mejoramiento de la justicia y acercamiento de las entidades del gobierno a la comunidad.
2. Solución pacifica de los conflictos.
3. Propone a la vez aumento de la fuerza pública, creación del comisionado de familia, centros de conciliación y casa de la justicia.

Plan de gobierno de Luís Pérez Gutiérrez 2001-2003 , Se basa sobre la cultura ciudadana en contra de la esclavitud y de las ciudades sin ciudadanos.
Propone:
1. Red de mesas barriales de convivencia desarrollada por la arquidiócesis de Medellín, bajo la coordinación de la consejeria de la cultura ciudadana.
2. Justicia cercana al ciudadano orientada a la atención a la familia, la resolución de conflictos “no violencia”.
3. Atención problemas de convivencia y seguridad en la ciudad.
4. Observatorio de la violencia.
5. jueces de paz y reconciliación.

Plan de Gobierno de Sergio Fajardo 2004-2007 , Su plan de desarrollo se basa en:
 Componente seguridad y convivencia.
 Prevención de la violencia.
 Manejo espacio público.
 Modernización y transformación de los organismos de seguridad y justicia: aquí se trabajo los jueces de paz y reconciliación.
 Atención integral a la población.
Las metas propuestas son: Fortalecimiento de los centros de conciliación y jueces de paz. Y capacitar a dos mil líderes comunitarios en los mecanismos alternativos de resolución de conflictos.

Después de analizar los planes de gobierno se observa que todo lo relacionado con la justicia comunitaria y su aplicación, se desarrollo en el gobierno de Luis Pérez
Propuestas de los autores frente a la justicia comunitaria.
Para los operadores de la justicia comunitaria es “Un universo de practicas que nacen de la capacidad de las comunidades y organizaciones populares para identificar y dar un tramite a su conflictividad a partir de referentes que surgen de la vida en común y de sus propios acumulados de lucha” Para sus apologistas cuatro elementos son los elementos de distinción fundamentales de la justicia formal con relación a la justicia comunitaria, tales como en primer termino la equidad: en su énfasis de lo justo hacia la comunidad, segundo es la informalidad: se media directamente con una persona de la comunidad, tercero la consensualidad: es un acuerdo entre las partes , y por ultimo la autonomía: organiza independiente del Estado.

Entre los artífices ideológicos y los gestores de la aplicación de la Justicia comunitaria se encuentran algunos puntos de coincidencia para una mejor aplicación y consolidación en la ciudad.
Para esto tomaremos las respuestas dadas por los jueces de paz, conciliadores y mediadores que participaron en el diagnosticó rápido participativo ( D.R.P) realizado en la universidad autónoma latinoamericana el 22 de septiembre de 2007 y las ONGS como la corporación Región y el Instituto Popular de capacitación (IPC), los cuales dentro de sus dinámicas de intervención en lo social, se la han jugado por la participación de la comunidad en la solución y resolución de conflictos sociales a partir de la figura de la justicia comunitaria, como una justicia cercana al ciudadano entre sus propuestas tenemos:
1. Definición de las circunstancias electorales de los jueces de paz y el nombramiento de conciliadores y mediadores.
2. Mecanismos de control (revocatoria del mandato, ya que ellos son nombrados por 5 años).
3. Implementacion de remuneración para los jueces de paz, conciliadores y mediadores para evitar la corrupción.
4. Dotación de oficinas.
5. Necesidad capacitación permanente de los jueces de paz, conciliadores y mediadores, sobre la normatividad, alcances de la justicia comunitaria y apoyo institucional.
6. Mecanismos de control disciplinario frente a las posibles irregularidades, abuso de autoridad o desmanes realizados en sus procesos de conciliación y medicación.
7. Mayor información hacia la comunidad objeto de estas intervenciones de la justicia comunitaria.
8. Reglamentación de los casos de conflicto de intereses donde se vean involucrados familiares de los gestores de la conciliación y la mediación.
9. Mayor reconocimiento e implementacion de los planes de gobiernos de los alcaldes locales, en temas concernientes a la justicia comunitaria.
10. Sistematización de las regulaciones realizadas por los jueces de paz, conciliadores y mediadores en el ejercicio de sus prácticas en cada uno de los territorios donde operan en la ciudad de Medellín .

REFLEXIONES:
Después de hacer un barrido por frente a los efectos de la globalización neoliberal y sus impacto tanto en la justicia formal como comunitaria, observando los discontinuidades de la interpretación y aplicación tanto de la justicia formal como comunitaria, la normatividad vigente y las propuestas que salen de los actores.

Podríamos atrevernos a puntualizar que la justicia comunitaria si bien tienen un ordenamiento jurídico constitucional y legal, todavía se encuentre en pañales frente al reconocimiento estatal y la persección, alcances y perspectivas de los mismos implementadotes de esta figura en la ciudad.

Frente a la justicia comunitaria esta todo por hacer para que las administraciones inserten en sus planes de gobierno la consolidación, el desarrollo y el reconocimiento social e institucional de esta figura. Por eso el nodo Antioquia como parte de la red de justicia comunitaria en el país, hoy este pensando en transformar estas realidades a partir de buscar que las nuevas administraciones que acogerán el destino de la ciudad a partir del primero de enero de 2008, incluyan en sus planes de desarrollo políticas claras frete a la próxima elección de los jueces de paz, en febrero del 2008, y mas apoyo institucional de parte del Estado.

Para esto se va recurrir a la utilización del lobby en la gobernación como en la alcaldía, como también en el consejo y la asamblea tanto municipal como departamental, de igual forma tienen claro que el lobby, debe estar acompañado del respaldo de la comunidad, la cual será determinante en la aprehensión de los estamentos gubernamentales de grado de impacto importancia y pertinencia de darle mayor dinamismo y apoyo a la justicia comunitaria.

Esto va demandar tiempo y recursos los cuales deben ser sufragados por los gestores de la justicia comunitaria, los cuales son los más interesados en que esta política tenga no solo los alcances esperados en lo social sino frente al respaldo que desean lograr del Estado.

Grandes obstáculos y dificultades tendrán que afrontar, pero solo la constancia, la persistencia, podrán saltear estas dificultades, las cuales sean convertidas en el mayor reto para la consolidación de la justicia comunitaria en Medellín.





















Tema: Reforma a la justicia Ficha: # 1
Titulo: Entre el protagonismos y la rutina Editorial: Norma
Subtitulo: Análisis socio-jurídico de la justicia en Colombia Fecha de publicación: 2003
Autor (es): Cesar Rodríguez Garavito.
Rodrigo Uprimny Reyes, Mauricio García Villegas.
Lugar de publicación: México y Colombia
Libro: La reforma a la justicia Ubicación: Material magnético

Ideas fuerza:

“…, en nuestro país, el tema judicial ha adquirido una importancia académica y política inusitada, como lo muestra no solo el hecho de que la justicia ha sido uno de los ejes de todas las reformas políticas y constitucionales de los últimos veinte años sino, además , que la investigaciones en este campo han crecido en forma notable”
(pagina 1)

Este importante crecimiento de los estudios se debe a dos elementos: la violencia y la corrupción. Que han sido atribuidos también a la ineficiencia y la debilidad del aparato judicial, con llevando a un fenómeno mas global como “la precariedad estructural del Estado Colombiano” o el “derrumbe de la institucionalidad colombiana”.
(Pagina 2).

Colombia es un país complejo, el cual ha resistido a las generalidades del capitalismo periférico: Permitiéndole una relativa estabilidad económica y política. La cual no ha significado una mayor democratización de la sociedad colombiana: por el contrario a sido excluyente, el cual ha permitido un mayor dominio de la oligarquía.
( pagina 3)

Desde finales de los setenta, la estabilidad colombiana se debilita por los siguientes elementos primero: Debilitamiento del poder ideológico de la iglesia y la lealtad política a los partidos tradicionales. Segundo: Mayor autonomía de los militares en el manejo del orden publico. Tercero los movimientos guerrilleros y los grupos paramilitares. Cuarto: el narcotráfico con sus profundas mutaciones en la sociedad colombina: por ultimo el cambio del contexto mundial y la inmersión del Colombia en las nuevas dinámicas globales, con su apertura de mercados y sus políticas de corte neoliberal. La combinación de estos elementos han generado una profunda inestabilidad institucional (pagina 6 y 7).

“ en poco mas de cinco años, entre 1987 y 1992, el aparto judicial fue objeto de reformas que afectaron desde el sistema penal ( introducción de la fiscalía, de los jueces anónimos o “sin rostro” y de los mecanismos de negociación de penas) hasta las estructuras administrativas
(Consejo de la judicatura, flexibilización territorial y considerable aumento del gasto judicial), pasando por la creación de mecanismos alternos de resolución de conflictos (conciliación y desjudicialización), la transformación de los sistemas de control ( la corte constitucional ) y la creación de acciones para la protección de los derechos constitucionales ( tutela, acciones populares, de clase y de cumplimiento) . Todo ello dentro de un amplio proceso de reforma constitucional… (Pagina 11).

En relación a la justicia comunitaria platea:” Estas reformas no sólo han dado algunos resultados positivos sino que tienen potencialidades democráticas, puesto que en parte restituyen a la comunidad y a los ciudadanos la capacidad para arreglar de manera voluntaria sus propios litigios, con lo cual a su vez se descarga al aparato judicial. Pero tienen riesgos antidemocráticos pues en ocasiones el criterio central ha sido simplemente descongestionar los tribunales, por su incapacidad para procesar todos los casos que debía conocer. Es pues una estrategia que funciona más en beneficio de los operadores de la justicia que en el de sus usuarios, ya que en lugar de fortalecer el sistema judicial para que tramite adecuadamente los conflictos entre los ciudadanos, todos los ciudadanos, la estrategia pareciera ser la de excluir los conflictos de los pobres del acceso a los jueces. Se crea entonces una justicia “administrativizada” de segunda para los pobres, mientras se reserva la justicia judicial a los estratos medios y altos de la población, con lo cual se viola el principio constitucional de acceso a la justicia, que es uno de los elementos medulares del Estado social de Derecho. Los procesos de “informalización” no deben hacerse entonces como un simple mecanismo para descargar al poder judicial de sus obligaciones constitucionales, sino que deben estar acompañados del principio del acceso a la justicia”.( pagina 18).

“Estos cambios han sido introducidos en un contexto social marcado por la violencia y la polarización de las fuerzas en conflicto, de tal manera que el funcionamiento de la justicia en Colombia no puede ser cabalmente entendido por fuera del análisis de dicho contexto” .

En relación a la justicia invisible que en este caso es la justicia civil y penal ordinaria advierten “…el contraste que, en nuestra opinión, caracteriza a la justicia colombiana en la actualidad es el existente entre, de un lado, litigios altamente visibles como los de tutela y órganos judiciales (v.gr. la Corte Constitucional) que, por especializarse en su resolución, han pasado a tener un rol protagónico y, de otro lado, un amplio sector de la justicia que permanece generalmente invisible a la opinión pública y que se dedica fundamentalmente a la resolución de un gran número de litigios rutinarios.” (Pagina 28).

A modo de conclusión plantean:

1. …los países de la semiperiferia del sistema mundial se caracterizan por una gran heterogeneidad social e institucional.
2. Quizás la necesidad de resolver problemas tan difíciles y diversos al mismo tiempo explica la combinación de rasgos autoritarios y progresistas en la transformaciones recientes de la justicia en Colombia.
3. La situación de la administración de justicia en la segunda parte de la década de los ochenta era compleja y difícil. Además era relativamente original dentro del contexto internacional…
4. No obstante las reformas introducidas durante las últimas décadas al sistema judicial en Colombia sigue estando caracterizado por una la disociación marcada entre la demanda potencial y la oferta de la justicia.
5. … durante las ultimas tres décadas, ha aumentado la brecha entre los conflictos sociales que esperan una solución judicial y las decisiones de la justicia.
6. El sistema judicial colombiano opera de manera selectiva…Esta selectividad supone una colonización de los espacios judiciales por los intereses comerciales y financieros…
7. Otra característica importante de la justicia en Colombia es su incapacidad para adaptarse a la defensa de derechos diferentes a la libertad e igualdad formal.
8. La coyuntura institucional actual en Colombia plantea importantes retos y peligros para la justicia. De un lado, los jueces han adquirido un protagonismo insospechado en la definición de los principales problemas institucionales. El deterioro y la corrupción de la clase política han ocasionado una especie de intervención excepcional de los jueces en asuntos que inicialmente no les correspondían. De otro lado, la incapacidad creciente de la justicia para responder a las demandas de justicia provenientes de los conflictos sociales pone de presente una crisis profunda de su funcionamiento instrumental tradicional. Protagonismo político y deficiencias funcionales se encuentran necesariamente conectados: mientras la justicia no resuelva sus problemas funcionales y adquiera fortaleza y capacidad mediante el logro de sus compromisos sociales naturales, su intervención en los grandes debates políticos puede ser el pretexto para una desviación de objetivos y para un debilitamiento aún mayor de sus cometidos.( paginas de la 41 a la 46)












Observaciones en forma de conclusión:

Este ensayo pone de presente un contraste entre dos aspectos de la justicia Colombina su protagonismo y enorme visibilidad política y su rutinización y pérdida de relevancia social.

El texto nos da una mirada holística de las reformas de la justicia en Colombia y plantea sus principales dificultades y fortalezas. Vale resaltar su preocupación sobre la justicia comunitaria o justicia para los pobres donde esto ven cada vez mas lejos el acceso a la justicia formal, colocando en riesgo la democracia. Termina con unas reflexiones profundas pero ubicadas en la necesidad de tener encuenta frente a la reforma a nuestro aparato judicial.






Palabras claves: Protagonismo, Rutina, contexto, reformas, corrupción, violencia, ineficiencia, informalización,





Tema: Reforma a la justicia Ficha:
Titulo: Del desamparo a la transgresividad Editorial:
Subtitulo: ¿como cooperar en el logro de la justicia? Fecha de publicación:
Autor (es): Luís Guillermo Jaramillo G Lugar de publicación:
Libro: Ubicación:

Ideas fuerza:
“Esa desconexión, que como se vera repercute sobre el sentido de lo justo y de lo publico, podría obedecer históricamente al conflicto entre ley escrita y tradiciones de conducta de la población en las sociedades latinoamericanas. Según el magnifico ensayo de Angel Rama “ la ciudad escrita”, “ la letra ( de la ley) fue siempre acatada, aunque en realidad no se le cumple, tanto durante colonia con las reales células, como durante la Republica ( con) respecto a los textos constitucionales” …Esto trajo”…un secular desencuentro entre la minuciosidad prescriptiva de las leyes y códigos y la anarquía confusión de la sociedad sobre la cual legislan”
(pagina 1)

“Según Rama, en la evolución del graffiti habría una de las primeras expresiones de la disputa al poder…” (pagina 2)

Manifiesta el autor que desde la colonia, pasando por la republica se han conformada instituciones o conjunto de normas formales. Muy precarias en cuanto a su aplicación.

Manifiesta que una de las transgresiones se a calificado de “ Cultura Mafiosa” llevando a nuestro país a que no haya un alto cumplimiento de la ley. ( pagina 2)

“La mirada al futuro debería basarse en instituciones medianamente consolidadas, con un nivel aceptable de congruencia entre Ley, moral y cultura aportado por generaciones anteriores, para que la demanda de cooperación a la hora de coordinar las acciones de la ciudadanía pudiera estar basada en el entendimiento y no en la influencia unilateral, mecanismo este donde hay un ”nuevo sentido común” que depende por entero de “la situación”. (Pagina 3).

Refiriéndose a haberlas : manifiesta este “…solo los derechos de participación política fundan la posición jurídica del ciudadano, es decir, una posición jurídica reflexiva, referida a si misma” (pagina 3).

“ En el ámbito comunitario, los mecanismos alternativos de tratamiento de conflictos estimulan la participación de la ciudadanìa, una mayor responsabilidad publica y una mayor solidaridad, siempre que las formas asociativas que se crean en torno de esos mecanismos no se reduzcan a grupos de interés, sino que sepan proyectar una racionalidad procedimental universalista que contemplé el reconocimiento de las diferencias y de los derechos que aquellas determinen. Y continúa

“… En efecto, mediante la creación de escenarios como los de la justicia comunitaria y la transformación de los conflictos, se aporta a la politización no convencional de los sectores ciudadanos, que demandan el establecimiento de canales democráticos”

“Ahora bien, la interacción con movimientos como el de los derechos humanos y la paz, o con grupos alternativos, en un espacio político que se reivindica autónomo, distante del estatismo y del neoconservadurismo, lleva a asumir ciertos temas clave de la organización social de hoy (la violencia y el conflicto; el papel de lo público y lo privado, de lo instrumental y lo expresivo; lo comunitario y lo organizado, dirigentes y dirigidos, afiliados y no afiliados)”. (pagina 5)








Observaciones en forma de conclusión:

Nos llama a que analicemos el derecho que debe cumplir con “ estabilizar las expectativas de comportamiento” donde se busque el consenso entre las parte, lo cual rebaja la conflictividad y permite una mejor construcción social (pagina 4).

“Esta es una tarea ciudadana frente a la incertidumbre, con el sentido de un futuro común, que quizá no sea un proyecto único, sino que parte de reconocer a cada actor en sus contextos, tanto sociopolítico y cultural como histórico y también organizacional, desde los cuales reclaman contra determinados subproductos perversos de la modernización capitalista, en favor de demandas universalistas o en defensa de particularismos en peligro, aunque tal vez, cada vez menos con una ideología global”.

El texto analiza la importancia del contexto sociopolítico de las nuevas visiones sobre la paz y la convivencia y su relación con la democratización de la justicia, más ahora que nos enmarcamos en un escenario global.

Vale resaltar que la propuesta del autor parte de combatir la transgresividad bajo el objetivo de la participación comunitaria, en el marco de la solución y resolución de conflictos. Con el instrumento llamado Justicia Comunitaria. Con esto se democratiza el estado social de derecho.






Palabras claves: Desamparo, transgresividad, graffiti, extensión, identidad, democratización


































Tema: Reforma a la justicia Ficha:
Titulo: La justicia en Colombia Editorial: Programa de la Naciones Unidas para el desarrollo ( PNUD)
Subtitulo: Contexto y situación de la justicia en Colombia Fecha de publicación:
Autor (es): ( PNUD) Lugar de publicación:
Libro: Ubicación:

Ideas fuerza: el autor “…parte del reconocimiento que en el mundo moderno y bajo un Estado Social de Derecho, la justicia ya no es ni debe ser comprendida únicamente como un conjunto de leyes y normas --en términos del esquema normativo, legal y regulatorio de la relación entre ciudadanos, ciudadanos-Estado y Estado-ciudadanos--, sino que ante la pérdida de convivencia ciudadana en el país, debe apuntar a una justicia dentro de un concepto de cultura cívica y de la ley en derecho en un entorno de tolerancia, solidaridad y de respeto a las diferencias”. (pagina 1)

Además plantea que “… la justicia no debe ser pensada solamente como el aparato judicial formal sino de manera mas amplia, como un sistema social, a quien compete esencialmente garantizar los derechos fundamentales, ejercer ciertas funciones de control social y resolver determinados conflictos” (pagina 1).

Nos llama a analizar los conflictos como una pirámide donde su base son los conflictos reconocidos como tales, pero en la medida que ascendemos hacia la cúspide cada conflicto va encontrando los mecanismos de solución, llámese estos conciliación o arreglo entre las partes.

Frete a la crisis de la justicia manifiesta que esta se debe al deterioro de los mecanismos informales y pacíficos de solución de conflictos, por el deterioro social y de la violencia.

Con relación a la excepcionalidad de la justicia, esta se debe a la carencia de partidos fuertes que puedan permitir el carácter hegemónico del Estado por un lado, por el otro a la forma como se resuelven los problemas de orden publico desde los mecanismo netamente normativos.

Sobre la justicia “no formal “o“no judiciales” plantea que: “Desde 1994 se han impulsado el Programa Nacional de Casas de la justicia. La figura se formulo como un nuevo modelo para la prestación de los servicios básicos de la justicia a comunidades locales…” (pagina 5).

Resalta la participación ciudadana dada por la constitución del 91, donde leda funciones jurisdiccionales a los ciudadanos como “árbitros, conciliadores y jueces de paz”
(Pagina 6).

Aclarando que solo la justicia comunitaria “… está llamado a tener una mayor incidencia en la transformación del Derecho y la Justicia en el país son las instituciones del Conciliador en equidad y el Juez de paz, pues con ellas se hace partícipe al ciudadano lego, inclusive al analfabeta, en el proceso de administración de la justicia







Observaciones en forma de conclusión:

Frente a la justicia plantea que esta “ La justicia debe ser repensada a la luz de los avances de las sociedades de hoy y de los condicionamientos y oportunidades que brinda el proceso de globalización. El sistema de administración de justicia debe contar con espacios y ámbitos indelegables para ser administrados bajo la responsabilidad directa del Estado, y ha de abrir espacios que permitan la incorporación de mecanismos y regulaciones legales que faculten a la misma comunidad para administrar directamente la resolución de cierto tipo de diferencias y de conflictos ciudadanos, como el caso de jueces comunitarios, jueces de paz, etc. Así, se iría configurando una cultura de la justicia administrada lo más cercanamente posible al ciudadano, y un ciudadano crecientemente involucrado en la aplicación de la ley en derecho --no sólo como receptor de derechos sino también como garante de obligaciones con el resto de la sociedad--, aceptando la asunción de nuevas responsabilidades fiscalizadoras y asumiendo el sentido social que la justicia le compete a todos en su conjunto. (Pagina 1).

Nos propone que debemos buscar desde el derecho que la sociedad busque la forma como regular y resolver ellos mismos sus conflictos, para esto debemos fortalecer la capacidad de la sociedad colombiana, garantizando el pacto social

El texto es una invitación a repensar el papel de la justicia formal desde la perspectiva de la participación comunitaria, establecida desde la constitución del 91. A la par que nos invita a que este tipo de justicia no formal, sea la que permita la inserción del ciudadano del común con la justicia y por ende una mayor credibilidad hacia el Estado.




Palabras claves: contexto, sociedad democrática, jueces comunitarios o de paz. Sistema social complejo, sistema social, excepcionalidad, pacto social, no formal












 
 
Escríbeme
Me interesa tu opinión